Sobre el músico apolítico

20151218_141028Luego de la carta que Dudamel publicara en el LA Times justificando torpemente su postura política irresoluta e irresponsable, me puse a reflexionar sobre la afirmación “Yo como músico estoy aquí para unir a la gente, no separarla”.

De adolescente la música me ayudó, mayormente, separándome de los demás, de personas con las cuales no tenía nada en común y alrededor de las que me sentía fuera de lugar. La música de Desorden Público me separó de los racistas, la de los Magnetic Fields de los homofóbicos. Obviamente la música me ha unido a mucha gente, pero creo que no podemos menospreciar la capacidad que tiene la música de hacernos fijar una posición.

Distintos actores insisten en la unión venezolana, basándose en un foto de un músico chavista y otro opositor y de cómo la música “tiende puentes” entre los diferentes. Si se de alguien que ha fomentado la discriminación ante músicos opositores buscándolos en la lista Tascón, o llamándolos “escualiditos”, simplemente no tengo nada que hablar con él y ningún acorde que compartir. Conozco a muchos artistas con una formación de izquierda, comprometidos con sus comunidades y que como todos, fuimos estafados por el chavismo, eso es otro cuento.

Por otro lado si bien creo que la gente tiene derecho a rectificar, también creo que la gente debe asumir las consecuencias de sus actos. Si robaste, o usaste dinero público para financiar viajes o giras de manera deshonesta, se debe abrir un proceso judicial y debes pagar las consecuencias de eso. El sentimiento de perdón y unión nacional no puede servir de mampara para la impunidad.

Hago un llamado a mis colegas: dejemos de lado esa actitud jabonosa, e irresoluta en nuestras comunicaciones públicas, quizás así empecemos a ser considerados interlocutores válidos en la sociedad y no sólo unos peones para poner en unas tarimas en la calle en época electoral.

A diferencia a Dudamel, la música no es mi voz, la música es mi obra, mi voz la uso para cantar, pero también para expresarme como un ciudadano sensible y responsable en el mundo.

2015 Ulises Hadjis © All rights reserved.