Sobre los discos

20150908_173949Mucha gente hoy en día insiste en que ya nadie escucha discos. Es posible que ya a nadie le interese como de los 60 a los 90 escuchar discos, y si bien es cierto que el disco como artefacto cultural pasó su apogeo (como también pasó el de la novela, el lienzo, o incluso el de la revista) creo que volverá tener un lugar privilegiado una vez que pase el limbo en el que está ahora.

En una época el disco era EL formato de consumo masivo, había discos de chistes, discos de series de tv, (yo tenía uno de Los Simpsons) y todo artista de la tv hacía un disco. Creo que el declive de la industria no viene tanto de la piratería o los streams, sino del abuso que la industria tuvo hacia el consumidor durante años. ¿Cuántas veces no compramos un disco por una canción que nos gustaba mucho y el resto del disco era una basura?, No, no es que fuéramos escuchas impacientes, es que de hecho esos discos eran grabados a partir de un par de buenas canciones y el resto eran “relleno”. En los 90 los cds eran carísimos, INJUSTIFCADAMENTE.

El otro gran problema de la industria actual de la música versus la de los años anteriores, es la acumulación: en los 60 no habían tantos discos que escuchar, ahora 50 años después y una gran cantidad de discos al alcance de todos y al menos unos 300 verdaderamente increíbles.

Por otro lado, ahora que los medios están tan diluídos (salvo la música urbana que tiene los gimnasios y las discotecas) la música se ha quedado sin un espacio común de escucha. Muchos artistas tienen un millón de plays en YouTube pero no logran vender 400 tickets. El problema está que la gente no va a conciertos sola.

Para mi los discos son un formato mágico. Los discos cambiaron mi vida, concatenación de varias canciones para evocar un cosmos intimo se me hace increíble: discos completos de los Beatles, Fito Páez, Charly Garcia, The Magnetic Fields, Miguel Bosé, Peter Gabriel, o Rick Wakeman, cambiaron mi vida, mi forma de ver el mundo. Pareciera que hoy en día la industria se debate entre la canción del verano para discoteca, y el prestigo fugaz del hype.

Prefiero seguir escuchando y buscando discos mágicos para obsesionarme, e intentar hacerlos. Quizás sea un proyecto quijotesco y anacrónico, pero citando a Los Amigos Invisibles: “Si estás buscando a un niño lindo, esto es lo que hay”.

2015 Ulises Hadjis © All rights reserved.